inicio los hijos crecer cursos y talleres

LAS CONDICIONES PARA SER BUEN ESTUDIANTE

Para ser un buen militar existen unas condiciones. Para ser un buen atleta existen algunas condiciones. Para ser un buen empleado existen unas condiciones. Para ser un buen empresario existen unas condiciones. Estas condiciones las propone la vida. Las exige la vida. Y se aprenden en la vida. Lo bueno es eso, que se aprenden.

Y para ser “buen estudiante” existen unas condiciones. Estas condiciones están dadas por la vida, por la naturaleza, por el mismo sistema y estas condiciones se aprenden. Las condiciones que se exponen enseguida son condiciones que pueden ajustarse para ser bueno en todo lo que una persona se proponga.

Primera condición: poder. Un joven, para ser buen estudiante debe  “poder ser buen estudiante”. Esto quiere decir, su capacidad intelectual es normal, su desarrollo emocional es equilibrado, su salud es excelente, su capacidad visual es normal, su capacidad auditiva es normal. Es un estudiante que “puede” ser buen estudiante.

Pensemos en la dificultad de un estudiante para ser bueno si tiene una miopía, o su nivel de audición es inferior a lo normal, o que emocionalmente tiene dificultades, o su desarrollo intelectual es muy pobre.  Definitivamente será muy difícil que sea un buen estudiante.

Escuche bien, he dicho que será muy difícil, mas no imposible. Entonces la pregunta es: cómo lo hará si tiene esas dificultades? Y la respuesta es: superándolas. Un problema de visión lo resuelve un buen optómetra, un problema de audición lo resuelve un buen otorrino, un problema emocional e intelectual lo resuelve un buen orientador o un buen sicólogo. En un caso extremo un cambio de metas puede favorecer la posibilidad de ser un buen estudiante.

Segunda condición: saber. Un joven con todas sus capacidades, con todo el “poder” para ser buen estudiante tendría muchas dificultades si no “sabe” ser un buen estudiante. El buen piloto debe saber manejar su nave y tener desarrollada la habilidad para manejar su nave. Aquí están las técnicas de estudio, las de cada uno. Aquí están los hábitos que cada uno, según sus circunstancias debe desarrollar. Aquí es donde el estudiante debe saber cómo estudiar. Y específicamente cómo estudiar matemática, cómo estudiar historia, cómo estudiar ciencias, etc.

Tercera condición: querer. Motivos. Razones. Un estudiante con todo el “poder” para ser bueno, con toda la “sabiduría” para ser bueno, con dificultad llegará a ser buen estudiante si no quiere. Aquí están los sueños de un joven. Cuáles son sus ilusiones. Cuáles son sus aspiraciones. Cómo se visualiza a los cinco, diez o quince años. Estas razones son las que darán sentido al trabajo que implica ser buen estudiante. Sin estas razones, estudiar no tiene sentido.

Ahora, los padres y educadores, y también estudiantes, debemos estar en constante actualización de estas tres condiciones para ser “buen estudiantes”: poder, saber y querer. Qué están haciendo los padres para que sus hijos puedan, sepan y quieran ser buenos estudiantes. Que están haciendo los maestros para que sus alumnos puedan, sepan y quieran ser buenos estudiantes. Y qué están haciendo los mismos alumnos para que puedan, sepan y quieran ser buenos estudiantes.